QUÉ ES LA DEPILACIÓN CON LÁSER O LUZ PULSADA INTENSA(I.P.L.)

La Fotodepilación consiste en eliminar el pelo utilizando un rayo luminoso, ya sea láser o luz intensa pulsada (IPL).

El término Fotodepilación define a la depilación que se realiza mediante la utilización de la Luz, con lo cual nos referimos a las dos clases de tratamientos existentes el Láser y la Luz Pulsada Intensa (I.P.L.)., es decir, que fotodepilación son ambos métodos y no solo uno de ellos.

  • Láser (Light Amplified by Stimulated Emision of Radiation)
  • Luz Pulsada Intensa o I.P.L. (Intensed Pulsed Light)

En ambas definiciones está la palabra Light (luz) y en ambas técnicas se utiliza la luz para conseguir la depilación.

El láser es un rayo de luz monocromática, es decir, tiene una sola longitud de onda, en contraposición con la luz normal, que cuenta con gran variedad de longitudes de onda. Todas sus ondas están en fase, presentan en el mismo momento sus crestas y valles. Como consecuencia de ello, el láser tiene una gran capacidad para transmitir energía.

El láser es el más conocido por ser la técnica más veterana. La Luz Pulsada Intensa es el método más novedoso de depilación.

Otra característica de gran interés del láser es que se trata de luz coherente.

Tanto el láser como la luz pulsada intensa (IPL) utilizan la energía en forma de luz para eliminar el pelo, atravesando sin dañar las otras estructuras de la piel. Cuando el rayo de luz es absorbido por el folículo se transforma en calor, ocasionando la pérdida del pelo.

Aunque actúa de la misma forma, la Luz Intensa Pulsada(IPL) se trata de luz policromática normal, no coherente, como la emitida por una lámpara halógena, pero de una gran intensidad y en pulsos muy cortos. Mediante la utilización de filtros ópticos de corte se consigue seleccionar la longitud de onda adecuada para cada tratamiento de fototerapia.

Con un buen equipo para FotoDepilación IPL se consiguen unos resultados equivalentes al láser, es decir, una depilación rápida, progresiva, segura y de gran permanencia en cualquier parte del cuerpo.

PREGUNTAS FRECUENTES

La Depilación con Láser o Luz Pulsada Intensa se basa en el principio de Fototermolisis Selectiva.

Según este principio, la luz (foto) del láser es transformada en calor (termo), y destruye (lisis) las células germinativas del folículo piloso de forma selectiva, mediante la absorción de la misma por parte de los cromóforos diana, esto es, la melanina.

En otras palabras, la melanina absorbe la luz y conduce ésta al folículo piloso, donde transformada en calor quema las células germinativas.

Con Nuestros Tratamientos de Depilación con Láser o Luz Pulsada Intensa conseguimos una depilación muy eficaz y de gran permanencia de forma cómoda, en sesiones de pocos minutos cada una.

En Tratamientos Corporales, en Los Centros de Estética Vega González, realizamos entre seis y ocho sesiones, separadas en el tiempo de diez a doce semanas, con lo que el tratamiento se termina en un intervalo de entre 12 y 18 meses.

En Tratamientos Faciales recomendamos hacer de diez a doce sesiones, en intervalos de ocho a diez semanas. La duración total en este caso es de 18 meses.

La zona a tratar permanece perfectamente depilada desde la primera sesión y durante todo el tratamiento. La zona depilada está sin vello unos dos meses aproximadamente.

Si se toman las precauciones básicas indicadas en el protocolo, la Depilación con Láser o Luz Pulsada Intensa, es un sistema indicado para eliminar el vello indeseado en la práctica totalidad de los casos, en cualquier parte del cuerpo de cualquier persona, sea hombre o mujer.

Tan sólo está contraindicada su utilización en casos de enfermedades de la piel, embarazo o lactancia, y casos de fotosensibilidad. En cualquier caso, en Los Centros de Estética Vega González te aconsejamos adecuadamente.

El o la esteticista profesional es la persona más adecuada para llevar a cabo un tratamiento de Depilación con Láser o Luz Pulsada Intensa, por sus conocimientos sobre la piel y el pelo.

Los profesionales que trabajan con equipos en Los Centros de Estética Vega González han seguido además un completo programa de formación y seguridad en la utilización de equipos para Depilación con Láser o Luz Pulsada Intensa, o cualquier otra fototerapia.

En Los Centros de Estética Vega González  conseguimos una depilación muy eficaz y de gran permanencia de forma cómoda, en sesiones de pocos minutos cada una.

En Tratamientos Corporales los realizamos  entre seis y ocho sesiones, separadas en el tiempo de ocho a diez semanas, con lo que el tratamiento se termina en un intervalo de entre 12 y 18 meses.

En Tratamientos Faciales recomendamos hacer de diez a doce sesiones, en intervalos de seis a ocho semanas. La duración total en este caso es de 18 meses. La zona a tratar permanece perfectamente depilada desde la primera sesión y durante todo el tratamiento.

La eficacia de los equipos y los protocolos de tratamiento desarrollados en Los Centros de Estética Vega González ha sido contrastada por distintos estudios médicos. Pero lo que realmente nos permite garantizar los resultados por los cientos de Tratamientos terminados.

El primer paso consiste en una entrevista con la esteticista  en el transcurso de la cual se explica todo el procedimiento y se aclaran las posibles dudas, y se lleva a cabo si se considera necesario, una prueba en una pequeña porción de piel.

A continuación se lleva a cabo el diagnóstico, en el que figuran todos los detalles del tratamiento: zona a tratar, número de módulos, fototipo, número de sesiones, etc. Este diagnóstico incluye unpresupuesto personalizado en caso de que se solicite.

A partir de la primera sesión, la zona a tratar permanece perfectamente depilada. El número de sesiones dependerá factores muy diversos, como el fototipo de la piel, el color y el grosor del pelo, densidad, etc. En términos generales, podemos afirmar que el número medio de sesiones es de 6 a 8 en tratamientos corporales y de 8 a 10 en faciales.

Después de las investigaciones realizadas y la experiencia acumulada se conoce que para que una sesión de fotodepilación sea más efectiva tenemos que destruir el mayor numero de pelos en fase anágena o de crecimiento. Cada zona del cuerpo tiene un crecimiento y duración distinta de las diferentes fases del pelo. Por este motivo la sesión será más eficiente espaciando las sesiones en función de la duración de la fase anágena, no siendo necesario ni recomendable depilar todos los meses, sino seguir el crecimiento del pelo, espaciando lo más posible las sesiones sin que supere los cuatro meses.

El intervalo entre sesiones dependerá también de la existencia o no de pelo en la zona y de las velocidad de crecimiento en cada zona y persona. De media se puede afirmar que tras una sesión corporal, la zona tratada se mantendrá sin necesidad de depilar más de dos meses.

Al término del tratamiento, que puede llevar entre 12 meses en tratamientos corporales y 18 meses en tratamientos faciales, la zona tratada permanecerá perfectamente depilada de forma prácticamente permanente.

El rayo de luz se aplica sobre la piel por medio de una pieza de metacrilato o cristal que se coloca sobre la misma y se va desplazando por el área en la que se desea eliminar el pelo o vello.

Algunos tipos de láser requieren la aplicación previa de un gel transparente y siempre es necesaria la utilización de gafas o protectores oculares para el cliente y el personal que realiza el tratamiento.

El impacto de los rayos de luz sobre la piel suele producir una molestia leve, que suele describirse como sensación de quemazón o pinchazos.

La tolerancia del tratamiento es variable de unas personas a otras y muchos aparatos de láser incorporan sistemas de refrigeración de la piel para disminuir las molestias. En zonas y personas muy sensibles puede ser necesaria una anestesia local, pero esta situación es absolutamente excepcional.

Tras la aplicación del tratamiento de depilación puede producirse un enrojecimiento en la zona, que puede durar desde algunas horas a varios días. Se resuelve de forma espontánea y se mejora aplicando frío.

También puede producirse una ligera hiperpigmentación transitoria, que no requiere tratamiento específico.

Algunas personas desarrollan reacciones anómalas a diversas fuentes de luz, por lo que unos días antes de tratar una zona extensa debe efectuarse una prueba de tolerancia, aplicando el haz de luz que se vaya a utilizar en un área restringida.

En la actualidad existen aparatos que permiten depilar a personas con casi todos los colores de pelo y de piel. Únicamente el pelo o vello blanco o muy claro puede ser imposible de depilar con estas técnicas.

Algunas personas no pueden recibir tratamientos de depilación con fuentes de luz por sufrir enfermedades o estar sometidos a otros tratamientos que los contraindican.

Los pacientes con herpes simple en las zonas que desean depilar pueden requerir un tratamiento previo para evitar recurrencias.

La mayoría de estos sistemas de depilación hacen aconsejable no tomar el sol o utilizar un fotoprotector en la zona tratada 4-6 semanas antes y después de cada sesión de tratamiento. No obstante, existen aparatos que pueden utilizarse en piel bronceada.

No debe realizarse la Depilación con láser o luz pulsada intensa (I.P.L.)hasta dos meses después de haber depilado la zona con cera, pinzas o depilación eléctrica, ya que resultaría ineficaz. El rasurado o la utilización de cremas depilatorias no impiden, en cambio, el tratamiento.

El tipo de aparato a utilizar, la intensidad de la luz aplicada y otros parámetros que deben individualizarse en cada persona se determinan en función de las características (fototipo) de su piel, existencia o no de bronceado, zona a tratar y resultados de la prueba previa.

Antes de iniciar el tratamiento se realizarán una serie de preguntas para detectar posibles contraindicaciones, como por ejemplo, diabetes, epilepsia, si se está tomando algún tipo de medicamento que pueda ser fotosensible, embarazo, lactancia, queloides, tatuajes, pieles recientemente bronceadas, muy pigmentadas, oscuras o negras.

Pide tu cita informativa y te realizaremos un diagnóstico gratuito y personalizado en tu centro Vega González más cercano.

Si necesitas más información no dudes en ponerte en contacto con nosotros en los teléfonos números  927 515 456 | 606 988 401 o pedir primera cita en el formulario de contacto.

Te esperamos en Nuestros Centros.